Taller el bote de la calma

19/11/2019

El bote de la calma es una de las técnicas educativas más conocidas del método Montessori. El hecho de que sea muy fácil de implementar y que ofrezca resultados favorables a muy corto plazo son algunos de los aspectos a su favor que han contribuido a que padres de todo el mundo recurran a él para enseñar a sus hijos a gestionar sus emociones.

Está diseñado para ayudar a los pequeños a reducir los estados de ansiedad y/o enojo. No obstante, también es una técnica muy eficaz para estimular la concentración y la atención selectiva.

El frasco sirve como una especie de canalización emocional, a través del cual el niño libera las emociones negativas que no sabe gestionar. Mientras lo agita, se liberan las tensiones emocionales acumuladas y, cuando estas se reducen y el pequeño deja finalmente de mover el frasco, el efecto de la purpurina descendiendo lentamente ejerce una acción relajante adicional que elimina todo vestigio de irritación o ansiedad en el pequeño. De hecho, es un método muy efectivo para tratar el trastorno de ansiedad infantil y la hiperactividad, pero también puede ser útil en los niños con autismo y problemas de conducta.